La verdadera comunicación empieza escuchando y no hablando

Si escuchar fuese lo habitual… interesting suggestion No sabemos escuchar, y no sabemos escuchar porque no queremos escuchar, nos cuesta prestar atención,  somos egocéntricos por naturaleza. Egocéntricos y poco hábiles. No nos damos cuenta de que la escucha activa nos brinda una valiosa información que desperdiciamos continuamente. Todos somos conscientes de que hoy en día comunicar correctamente, llegar a transmitir lo que realmente queremos  es clave para lograr nuestros objetivos y sabemos que en muchas ocasiones no conseguimos comunicar con éxito. Soy de la idea de que en muchas de esas ocasiones no transmitimos porque no seleccionamos lo que al receptor verdaderamente le interesa de nuestra información.  Además no empatizamos correctamente por lo que muchas veces los diálogos se convierten en monólogos carentes de interés para alguna de las partes. El diálogo es una herramienta imprescindible de socialización. Sin embargo, ¿cuantas veces  perdemos el hilo de una conversación porque estamos preocupados básicamente en trasladar nuestra opinión? Saber escuchar no deja de ser una habilidad, una habilidad que no sabemos trabajar y ¿por qué  no la sabemos trabajar? pues  porque no la practicamos.  La verdadera comunicación empieza escuchando y no hablando. La habilidad de escuchar se puede perfeccionar y cuanto más se practica más se mejora. Carkhuff establece una serie de pasos conductuales que ayudan a escuchar mejor:

  • Concentrarse y actualizar la motivación por la que se escucha. Tener claro que escuchando vamos a obtener información sobre la persona a la que se escucha y los beneficios que eso nos reportará.
  • Captar el contenido específico del mensaje verbal. Concentrarse en los elementos básicos del mensaje y de la conversación, preguntas tales como quién, dónde, cuándo, cómo, por qué, puede ayudar a encontrar una pieza que falta en el diálogo o la conversación.
  •  Es necesario eliminar ruidos. Aparcar los juicios personales y las primeras impresiones.
  • Aislarse de las distracciones externas e internas
  • Escuchar el tono emocional, el mundo emocional que se esconde tras el contenido expresado.
  • Retener internamente los puntos claves del contenido verbal.

¿A qué parece sencillo? ¿Reconocemos esta conducta en nuestra manera habitual de escuchar? Si nos paramos a pensar y somos sinceros con nosotros mismos, analizando cualquiera de nuestras conversaciones cotidianas, incluso aquellas que tenemos con nuestros seres más queridos, nuestros hijos o nuestros padres, la respuesta creo que debería de ser no. Y lo peor es que continuamente lo hacemos y continuamente nos arrepentimos de haberlo hecho… Mi reflexión de hoy por lo tanto es que tenemos muchos deberes por hacer en la asignatura de aprender a escuchar. Yo soy la primera que me la pongo como tarea principal. Os dejo un video de una escena de la película “Love Actually” para acabar con una sonrisa 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s