La importancia de socializar

socializacion-del-bebe

Es cierto que a veces necesitamos nuestro espacio para poder escucharnos  y saber lo que de verdad nos importa y preocupa.  La soledad buscada puede ser un vehículo de crecimiento personal. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la soledad forzada. Todos sentimos a diario esa satisfactoria sensación de estar integrados en un grupo que comparte nuestros gustos o intereses. Ese flujo emocional que nos invade y que  se potencia cuando vivimos experiencias en grupo tanto positivas como negativas.

Esta sensación es la necesidad de pertenencia, que Maslow  uno de los principales precursores de la psicología humanista, definía claramente con su conocida Pirámide de Necesidades. Necesidad que está en la cúspide de la pirámide después de las necesidades primarias y justo antes de autorrealización y crecimiento personal. Socializar es por lo tanto y según dicha teoría un paso necesario para reforzar nuestra autoestima.

La socialización nos hace mejores personas. Mejores padres. Mejores amantes. Mejores amigos. Mejores profesionales.  Si hacemos un poco de memoria tenemos cantidad de circunstancias y acontecimientos vividos en los que podemos comprobar como la unión ante una misma causa potencia  la solidaridad de las personas o cómo el trabajo en equipo siempre ofrece mejores resultados.

Mi reflexión de hoy va en la siguiente línea: si está demostrado que el pertenecer a un grupo nos hace sentir mejor y nos hace mejores personas ¿por qué existe  aún una cultura  tan comúnmente extendida  que confiere a la socialización a través de las redes sociales, por ejemplo,  excelente instrumento de socialización , ciertas connotaciones negativas?  Indiscreción, banalización, falta de seriedad… ¿Será miedo de nosotros mismos, inseguridad, miedo a no ser aceptados?  ¿Será que la redes sociales que todo lo aumentan nos asustan al pensar que pueden llegar a aumentar nuestros puntos débiles, nuestras carencias educativas y culturales?  ¿Tenemos miedo al  rechazo, a no ser aceptados y lo disfrazamos mezclándolo con la idea de que nos gusta preservar nuestra intimidad?

Todavía hay personas que ponen barreras. El miedo al cambio es humano. Sin embargo el cambio es motor de crecimiento.  La receta es sencilla, centrarse siempre en el lado bueno de las cosas y aprender de los errores para minimizar el lado negativo. Solo queda esperar y confiar en que se absorba por parte de toda la sociedad la mentalidad abierta y colaborativa que el momento exige y del que sacaremos,  estoy convencida,  el máximo partido.

Coincido con Maslow,  sin duda en su teoría de que la pertenencia a grupos nos hace sentir valorados, útilies, y con mayor autoestima. Nos permite desarrollar relaciones sólidas y estables con otras personas y participar del flujo afectivo que las recorre. Dar y recibir afecto es vital para nuestro desarrollo emocional. Confío en las personas y en su capacidad de evolucionar, adaptarse y auto organizarse. Animo  a los que ponen barreras al cambio que estamos viviendo que las tiren de una vez . Una actitud colaborativa y grupal  nos hace afrontar la vida con más confianza y optimismo claves para el desarrollo de nuestra creatividad y de nuestra felicidad. ¿Socializamos?

Os dejo un video de un curioso experimento en donde se pone de manifiesto la necesidad de pertenencia a grupos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s