¿Cómo se consigue que la gente haga un trabajo formidable?

Imagen

El año pasado hablaba en la Convención hablaba de la importancia de comunicar apoyándome en la tesis de Joan Costa sobre los nuevos vectores del paradigma de la sociedad del siglo XXI Identidad, Cultura, Comunicación e Imagen.

Comentaba que hoy en día toda empresa o institución que no se comunique, está condenada a fracasar debido a la competencia voráz que hay en todos los sectores.

Mi sector profesional , el asegurador por ejemplo, ha sido siempre un sector muy endogámico, cerrado al exterior y poco visible para el resto. La industria aseguradora ha estado de alguna manera como al margen de la sociedad. Un seguro suele tener para los españoles connotaciones negativas. No lo tenemos interiorizado como lo que realmente es, una herramienta para gestionar y salvaguardar nuestros riesgos o para planificar nuestro ahorro, algo que en realidad es altamente positivo. Puede que una de la razones sea que en España se ha hecho popular por la obligatoriedad del seguro del automóvil y esto parece que no traslada positivismo, el seguro no es sino un gasto más. En cultura aseguradora llevamos un escaso suficiente. Si además intentamos que una persona de a pie sepa explicar cual es la diferencia de contratar un seguro directamente con una aseguradora a contratarlo con un corredor de seguros entonces la nota bajar estrepitosamente a “insuficiente”. Y ¿no creéis que todo parte de una comunicación poco eficaz?.

El título de la ponencia era precisamente la comunicación el arte de hacer eficaz la acción, con el objeto de hacer reflexionar sobre la idea de que de nada sirve que se hagan muy bien las cosas si al final no conseguimos trasladarlas adecuadamente a nuestro público objetivo.

Cuando hablamos de público objetivo solemos pensar en nuestros clientes. Sin embargo en la empresa, como decía, existe Comunicación interna y Comunicación externa. La que existe entre el capital humano de la organización y la que percibe el cliente. Ambas son igual de importantes y ambas deben de ir de la mano siendo la primera palanca de la segunda.

Hoy quiero centrarme más en la primera. La comunicación interna,  bajo mi punto de vista la menos efectiva hoy en día dentro de la mayoría de las organizaciones, la que necesita de una cambio más profundo y a la que somos más reacios .

La comunicación interna dentro de una empresa es consecuencia de su cultura organizacional. La cultura organizacional es la columna vertebral de toda empresa de la que dependen todas las funciones y acciones que realizan sus miembros. La cultura empresarial que conocemos en general, es marcadamente masculina, de ello hablaba en Construyendo una nueva cultura empresarial y con una estructura eminentemente jerárquica, poco colaborativa. Esto tiene fecha de caducidad. El cambio social que se está produciendo, la globalización, el tsunámi del avance tecnológico, la hiperconexión continua hace que las sociedades estén viviendo un proceso de apertura hasta ahora desconocido. Estamos lentamente experimentando los beneficios de compartir, colaborar, sumar ideas, innovar y modificar sobre ideas de otros, motivar, reconocer logros, animar a opinar, y de olvidarnos de imponer, amenazar, ningunear, dramatizar el error, coartar la creatividad. Las empresas debemos coger este tren cuanto antes. Los directivos de las empresas tenemos la responsabilidad de liderar este cambio. Durante mucho tiempo se ha tratado de una manera superficial la influencia del líder dentro de este proceso de cambio. La importancia de este cambio es estratégica, y por ello corresponde a sus directivos impulsarla. Es fundamental que una empresa tenga una visión compartida, una misión clara y asumida que genere la energía suficiente para movilizar a toda la organización y todos sus recursos humanos. Por lo tanto la comunicación interna deseable en las empresas de hoy en día debe de cambiar de ser una comunicación vertical y en un solo sentido, con un patrón típico de patrón-empresario-padre-amo a ser una comunicación participativa y bidireccional, en la que se potencie la creatividad y se incorpore a su cultura corporativa la participación responsable de sus recursos humanos, el conocimiento acumulado y el saber hacer de todas las personas que la conforman.

Andrés Ubierna, se hace una pregunta clara y sencilla pero inmensamente ilustrativa en realidad ¿Por qué se compromete la gente? Su argumento es que todos tenemos un control discrecional sobre una cantidad de tiempo y energía, si ponemos un poco más o un poco menos en nuestras tareas cotidianas seríamos los únicos en saberlo. Es en esta capacidad discrecional es en donde tenemos una de las mayores ventanas de oportunidad para marcar la diferencia entre un desempeño satisfactorio y un desempeño superior. El 85% de los empleados afirma poner en su trabajo poca efectividad y poder hacerlo mucho más productivo, el 50% dice hacer lo mínimo indispensable para mantener el empleo….Entonces ¿cómo se consigue que la gente decida hacer un trabajo formidable? Mediante el control, el poder y el uso de la autoridad se consigue que la gente realice un trabajo como máximo satisfactorio pero únicamente, según su opinión, van a lograr un trabajo sobresaliente quienes así lo decidan en libertad. Sólo quién quiera hacer algo que sobresalga, una obra de arte de su trabajo lo hace de forma libre, nadie consigue esto por obligación o por dinero. Lo que funciona realmente es el reconocimiento, el aprecio. Además el reconocimiento sincero es el que produce compromiso.

La conclusión es que la comunicación interna en clave de transparencia, compromiso, solidaridad, colaboración, de trabajo en equipo da a luz empresas mucho más competitivas dónde la creatividad está inmersa en el día a día de todas las personas que crearan valor a través del conocimiento, de su expresión e intercambio sin limites. Ahora bien una organización abierta necesita mentes abiertas, ese es el gran cambio que debemos de impulsar e interiorizar.

Os dejo una entrevista a Steve Jobs en donde nos explica cómo el secreto del éxito de Apple es precisamente su cultura de comunicación interna y colaboración:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un pensamiento en “ ¿Cómo se consigue que la gente haga un trabajo formidable?

  1. Inspirador María. No puedo estar más de acuerdo en el diagnóstico que haces de lo que ocurre a día de hoy desgraciadamente en demasiadas empresas a nivel de comunicación interna, comunicación que no deja de ser, en mi opinión, mas que la consecuencia del liderazgo que se ejercita en las mismas. Y por otro lado soy un convencido de que se puede invertir este proceso. Se necesita para ello humildad, que favorezca la autocrítica necesaria y valor para salir de las zonas de confort que bloquean el cambio personal y con ello, el organizacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s