Carta a los Reyes Magos. La ilusión se respira

Queridos Reyes Magos:

africa-ninos04-e1332966426304

Ya estáis muy cerca de nuevo… la ilusión se respira. Much@s disfrutaremos hoy con vuestra magia, niñ@s y no tan niñ@s.

Todo cambia tan rápido y esto hace que en muchas ocasiones nos sintamos tan vulnerables!!! Vuestra presencia nos sumerge durante unas horas en un mundo de ilusión y confianza que nos recuerda que no estamos solos, que somos much@s con los mismos deseos, con los mismos sentimientos, con las mismas buenas intenciones… que no cuesta tanto hacer las cosas mejor, que no cuesta tanto hacer feliz a alguien a diario…

Este año os pido solo una cosa, que ese espíritu nos acompañe todo el año, que nos ayudéis a mantenerlo. Un solo ejemplo de tantos que hay para que sepáis a que me refiero: ayer hablábamos en casa de lo horrible que es el drama del ébola, más de 7.900 personas muertas en el mundo. Y es increíble, mientras hubo algún caso en nuestro país hablábamos de ello a diario, en cuanto se solucionó, el ébola ya no es noticia de portada en España y en nuestras conversaciones se olvida… . A veces somos tan egoístas…Nos preocupamos solo de lo que nos puede llegar a afectar directamente… Parece incluso que practicamos solidaridad selectiva…

Este es mi deseo. Porque  ¿no creéis que magia podríamos hacer tod@s si sumamos nuestros pequeños detalles solidarios a diario?. Esta noche cuando paséis por nuestras casas el mejor regalo que nos podéis dejar es vuestra estela de bondad y solidaridad…

Todo cambia tan rápido…pero por favor vosotros no cambiéis nunca!!

Gracias por venir!!

Un fuerte abrazo,

María

Construyendo una nueva cultura empresarial

Comparto con vosotros un artículo escrito para el blog Carlos Biurrun y publicado  el 2 de febrero de 2014. Un grupo de amigos, liderados por Carlos, nos hemos unido  con el objetivo de crear un espacio para reflexionar sobre la poca presencia femenina existente en posiciones directivas en el sector asegurador, circunstancia que no difiere mucho de lo que pasa en el resto de los sectores empresariales. La intención es, desde un punto de vista siempre positivo,  aportar nuestro granito de arena en la transformación de esta injusta e ineficiente realidad. Confío en que disfrutéis con su lectura.

diversidad77

Cuando mi amigo Carlos Biurrun me plantea participar en esta iniciativa, no dudé la respuesta.  Dentro de mis posibilidades estoy convencida de que quiero ayudar a tomar conciencia de la importancia de cambiar esta realidad aunque confieso que intuía que iba a ser una tarea complicada. Sobre este tema se ha escrito tanto que cuando te pones a ello parece que está casi todo dicho. Y es que, este, es un  debate que se percibe gastado para algunos, inexistente para otros o simplemente poco prioritario para una gran mayoría . Sobre la necesidad que tiene el mundo empresarial de atajar la brecha de género que hay en posiciones directivas, existen innumerables informes que defienden posturas a favor y en contra, en muchas ocasiones dependiendo del color político de quién lo emita. Se ha hecho demagogia, como pasa con aquellas posiciones que al final pueden traducirse en votos y se han defendido posturas encontradas, sobre todo,  a raíz de que ha sido planteado por la comisión europea el sistema de cuotas como posible solución. Personalmente tengo la impresión de que en ciertos círculos es un debate que no interesa demasiado, que incluso incomoda a una parte del colectivo que lo debería impulsar.  Y la realidad es que para que un cambio sea posible es necesario que los actores del mismo lo sientan como positivo, lo peor que puede pasar es que ninguneen dicho cambio o lo consideren  superado cuando  aún casi acaba de empezar.

Durante mi experiencia empresarial he aprendido mucho de las habilidades directivas masculinas, básicamente porque el 99% de los directivos con los que trato en mi día a día son hombres. Bromas aparte tengo que decir, que en estas habilidades  hay algunas que me han ayudado mucho y que las mujeres debemos interiorizar. Sin embargo existen carencias en las habilidades directivas masculinas que los hombres deben admitir y que las mujeres podemos compensar. Esto en definitiva es el concepto de diversidad. Seamos pragmáticos- característica por cierto muy femenina- no incidamos tanto en la igualdad de género como un asunto de justicia social. Esto no debe ser una guerra de sexos.  La empresa es una organización que busca obtener recursos económicos que satisfagan necesidades sociales demandadas y que además genere valor agregado para retribuir a los factores que la integran. Lo anterior,  en el circulo empresarial, es lo que en realidad interesa, qué factores son los más productivos.

Entonces ¿por qué no ponemos el foco en el siguiente concepto? : la diversidad de genero en los órganos directivos de las organizaciones las hace más competitivas.

La mayoría de las líneas de investigación abiertas sobre la relación entre los resultados empresariales y la incorporación de las mujeres a los órganos de administración establece una relación positiva entre diversidad de género y rendimiento empresarial. Existen infinidad de argumentos que amparan dicha afirmación. El plantearlo exclusivamente desde un concepto de igualdad, de justicia social, de derechos de ambos sexos provoca en muchas ocasiones rivalidad entre los mismos, prejuicios y encasillamiento de las personas que defienden estas tesis y no consigue lo que debería ser el objetivo principal que es convencer e incluir a la totalidad del genero masculino, o a las féminas masculinizadas en el mismo. Esta es la idea que debemos apoyar y compartir con pasión. Por eso siempre seré partidaria de un sistema de cuotas que incentive y no que sancione. Ahora bien los incentivos deben ser incentivos en mayúsculas, motivadores, motores y aceleradores del cambio.

Teniendo claro el objetivo, es importante analizar las causas que hacen que exista ese “techo de cristal” que no conseguimos traspasar. El sistema de cuotas es una ayuda a corto, medio plazo sin embargo hay que poner el dedo en la llaga.

El término “techo de cristal” fue acuñado por primera vez en 1986 en un informe sobre mujeres ejecutivas de “The Glass Ceiling- Special Report on the Corporate Woman”, (Hymowitz, C., &Schellhardt, T. D., 1.986).  Pero no es el único término que se ha utilizado en este contexto. Términos como “pared empresarial” (Morrison, segregación horizontal) refiriéndose a las barreras que impiden el acceso de la mujer a determinadas áreas o puestos en la empresa, entorpeciendo su desarrollo profesional o “laberinto de cristal”(Eagly y Carli, 2.007)  utilizado para escenificar que en realidad existen obstáculos diversos que surgen además simultáneamente y desde ángulos muy distintos y poniendo de manifiesto que las barreras son múltiples.

Las barrera son múltiples, ¿y las causas?  Las causas emanan de una causa troncal, la cultura masculina que invade las organizaciones empresariales. Una cultura instalada en toda la sociedad que está siendo “superada” en otros contextos  y que sin embargo se resiste en el contexto empresarial. 

Dicha cultura deriva de un modelo social androcéntrico presente durante siglos en la cultura occidental. Este modelo sitúa al hombre en el centro de la vida y se estructura en torno a un pensamiento, unos valores y unas relaciones patriarcales,  que originan, promueven, desarrollan y perpetúan la desigualdad entre mujeres y hombres. La forma de percibir la realidad es a partir de idearios e intereses masculinos. El androcentrismo considera al hombre el centro del universo y a las mujeres inferiores y subordinadas a él. Suena duro pero es la realidad.

En el ámbito de la empresa esta cultura asocia el estilo de liderazgo masculino al éxito empresarial, devaluando, a su vez, todo aquello relacionado con roles femeninos. De esta manera la tendencia tradicional ha sido a que las propias mujeres emulen este modelo empresarial para encajar en esta cultura masculina y masculinizada anulando el propio estilo femenino y obstaculizando el éxito de otras mujeres. Dicha cultura actúa en detrimento de la promoción laboral de las mujeres alimentada por ciertos prejuicios y roles de género como los siguientes:

  • Las redes o networks masculinas existentes en las organizaciones, lazos de amistad y de confianza existentes fortalecidos por comportamientos y aficiones afines fuera del entorno laboral, a través de la cuales existen círculos de comunicación informales, sobre política organizacional y de procesos de decisión, del que se excluyen a las mujeres.
  • Políticas de recursos humanos que siguen sesgadas por el género. Creencias del tipo que las mujeres no se adecuan el perfil directivo adecuado o que se dispersarán o abandonarán el trabajo por priorizar su responsabilidad familiar, que son conflictivas o que supondrán un coste en el momento de una baja maternal.
  • Falta de mentorización femenina. El mentor/a es una especie de “padrino organizacional” que ostenta una posición de prestigio o privilegio. Las mujeres directivas en España no suelen tener la ayuda de mentores porque básicamente los hombres prefieren mentorizar a hombres.
  • La identidad profesional femenina. Algo crucial, ya que la autoestima es vital para un buen líder. Esto a priori  es un concepto totalmente subjetivo, la percepción que tiene la mujer de si misma profesionalmente. Sin embargo se repite el patrón. Se ha fomentado la idea de que las capacidades y actitudes asociadas a la identidad femenina son perjudiciales para el éxito empresarial, y la mujer acaba interiorizando dicha identidad. Existe un “curriculum oculto” femenino (Bonilla y Martínez 1992) que no es otro que una serie de creencias, normas, valores sociales que, aunque no figuran entre los objetivos y fines académicos, se transmiten eficazmente aprendiéndose a través de complejos mecanismos de imitación e interiorización.
  • El papel que juega la mujer en la responsabilidad familiar y por ende la compatibilización del espacio familiar con el laboral. La asignación social de roles en este caso en concreto hace que la mujer interiorice el mismo como un deber prioritario, haciendo que en la mayoría de los casos la mujer minimice la importancia del trabajo ante la familia mientras que el patrón en el hombre nos suele mostrar que es a la inversa. Esta es una de las barreras más visibles y evidentes en la cultura empresarial.

Podría seguir enumerando barreras, unas más visible que otras,  aparecen, desaparecen, son simultaneas en la carreras profesionales femeninas conformando un verdadero laberinto de cristal. 

Analizar y evidenciar las causas nos ayudará a hacer un ejercicio tan necesario como es el de repensar nuestros valores. Des-aprender ciertas creencias. Modificar hábitos incoherentes que mantenemos inconscientemente. El fin es dar paso a un nuevo modelo de empresa sin injustas diferencias de oportunidades según el sexo, desterrando prejuicios, creando un nuevo paradigma en el que los roles, responsabilidades y habilidades de los hombres se complementen a los de las mujeres.

La intención de mi reflexión es transmitir que vivimos con una cultura cimentada en prejuicios y valores que debemos derribar. Con creencias repetidas infinidad  de veces en distintos ámbitos,  creencias que mimetizamos y asimilados con una naturalidad, de la que nuestra razón “civilizada”, cuando las analizamos, se llega a asustar y avergonzar.

Por tanto, el primer paso para construir un nuevo paradigma en el que la mujer llegue a estar totalmente integrada, igualada en derechos y oportunidades, empieza por examinar nuestras creencias y nuestras actitudes. Debemos modificar nuestro patrón mental. Debemos analizar nuestros hábitos ya que nosotros actuamos conforme a los hábitos que hemos aprendido según unos patrones de conducta, en este caso injustos e incoherentes además de ineficaces. Nuestra sociedad cambia a un ritmo vertiginoso  debemos de adaptar nuestras organizaciones a nuevas estructuras, a un nuevo paradigma que  haga de la empresa un entorno más sostenible y altamente competitivo.

La mujer ha estado sometida durante siglos por esta cultura. No se trata de buscar victimas y culpables. Se trata de reconocer la realidad y de trabajar por cambiarla entre todos porque a todos nos afecta. ¿Además, no estáis de acuerdo en que construyendo una nueva cultura empresarial estaremos construyendo una sociedad mejor?.

Os dejo un simpático video en el que se escenifica un experimento hecho con 5 monos para reflexionar sobre “Cómo aceptamos los paradigmas impuestos”:

Carta a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:Image

Un año más acudís a la cita y es que no nos podéis fallar… ¿Y sabéis porque no vais a fallar nunca? porque somos nosotros los que alimentamos esta tradición. Porque somos nosotros los que queremos que lleguéis cada 5 de enero. Porque somos nosotros los que os necesitamos.  La noche de Reyes es la noche mágica por excelencia.  La noche mágica que a lo largo de los siglos hombres, mujeres y niños hemos querido mantener viva  transmitiendo la tradición de generación en generación. Todos necesitamos sentirla en mayúsculas. Todos sacamos lo mejor de nosotros para recibiros con los brazos abiertos.  Y todos grandes y pequeños desnudamos sin pudor nuestra sensibilidad.

El año pasado os pedía:

Sensaciones, emociones y sentimientos como…

Alegría, sensibilidad, cariño, sorpresa, dulzura, música, fantasía, brillo, luz, calor, color, intriga, paz, silencio, melancolía, gratitud, sueños, orden, belleza, sentido común, ilusión, confianza, energía, emoción, satisfacción, esperanza, pasión, ternura,

amor!!!

Reitero mis peticiones y además quiero resaltar una de ellas

Ilusión!!! para todos. Ilusión los 365 días del año, hasta que volváis vosotros a recargarla.  La ilusión de  soñar… la ilusión de esperar….. Esa ilusión que nos dará siempre el empujón cuando sea necesario.. Esa ilusión que será el motor para avanzar de manera positiva, emocionándonos en nuestro día a día. Esa ilusión compartida que hará que nuestra vida y la de los que nos rodean esté repleta de sonrisas y satisfacciones. Esa ilusión que nos hará sencillamente mejores personas.

Melchor, Gaspar y Baltasar, que vuestra magia nos acompañe siempre!

Gracias por venir!!

Un abrazo muy fuerte,

María.

La honestidad es una palabra tan solitaria

La transparencia en ocasiones me ha traído problemas. Y por ello,  a estas alturas de mi vida,  sigo planteándome a veces una duda existencial: ser auténtica y transparente con mis opiniones o más reservada. De mostrarme tal como soy  y decir lo que pienso o  extremar la prudencia y  optar por el silencio. Encontrar el equilibrio no es fácil.IMG_7389

Hace unos días alguien me dijo  : “no seas tan transparente, se te ve venir”.  Y yo  pensé, tal como lo dice parece que ser transparente es algo malo.

Ser honesto significa decir siempre la verdad. Otro cuestión es ¿qué es la verdad? Esto daría para otra reflexión.

La honestidad alcanza su grado máximo en la relación que tenemos con nosotros mismos. ¿Actuamos normalmente como pensamos? ¿Cómo de honestos o deshonestos somos con lo que sentimos o con lo que creemos? A menudo uno debate en solitario si llevar la honestidad o no hasta su máximo exponente.  Como dice Billy Joel en su canción Honesty: la honestidad es una palabra tan solitaria….(escucharla mientras leéis es preciosa)

Hoy pensando en, si somos honestos o aprendemos a serlo, me acorde de una pequeña anécdota de mi infancia que os voy a desvelar. Sigue leyendo

El Laberinto de la Confianza

“La confianza es la esperanza firme que se tiene de alguien o de algo”. (RAE).Imagen

La confianza en nosotros mismos es pues de las primeras actitudes que debemos ejercitar. ¿Y por que digo esto? Pues porque en la relación con nosotros mismos es esa actitud, la de confiar,  la que debemos aplicar antes de cualquier otra.

A diario, al despertarme de una manera casi matemática procuro proyectar todas las decisiones que voy a tener que afrontar en el día. Intento imaginármelas y ponerme en situación. Estoy convencida de que la mayoría de las personas hacen lo mismo, al fin y al cabo,  todos somos muy similares. He  comprobado que las cosas funcionan siempre infinitamente mejor si aplico la creencia de que seré capaz de afrontarlas de una manera positiva. Se que el resultado de todas las cuestiones que has de afrontar en el día a día no depende exclusivamente de la actitud  que optes ante las mismas.  Es evidente que uno no puede controlar todas las variables que pueden llegar influir en las mismas , sin embargo la determinación y la creatividad que aplicas a la resolución de los retos que se plantean, si uno cree en si mismo, crece de manera exponencial. Tu seguridad transmite a su vez,  confianza  a los demás y hace que  los que te rodean sean también mucho más efectivos en su acciones.

Es por ello por lo que vuelvo a insistir en esta idea, la confianza es una de las primeras actitudes que debemos ejercitar. Es cierto también que todos en algún momento podemos ser proclives a ver el vaso medio vacío, el tener actitud de verlo medio lleno es en gran medida cuestión de entrenamiento, y la actitud positiva no es más que confianza en uno mismo. Dicho esto el primer paso está dado. A partir de aquí, la confianza debe trasladarse a todos nuestros actos y a todas nuestras relaciones.

¿Confiar es arriesgado? Es posible que en muchas oportunidades así lo sea. Sin embargo desconfiar, no es un seguro ante la traición. Por el hecho de desconfiar no estás asegurando que te vayan a  traicionar menos veces  y por el contrario vivirás en una inseguridad continua muy difícil de gestionar. Sigue leyendo

La importancia de socializar

socializacion-del-bebe

Es cierto que a veces necesitamos nuestro espacio para poder escucharnos  y saber lo que de verdad nos importa y preocupa.  La soledad buscada puede ser un vehículo de crecimiento personal. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la soledad forzada. Todos sentimos a diario esa satisfactoria sensación de estar integrados en un grupo que comparte nuestros gustos o intereses. Ese flujo emocional que nos invade y que  se potencia cuando vivimos experiencias en grupo tanto positivas como negativas.

Esta sensación es la necesidad de pertenencia, que Maslow  uno de los principales precursores de la psicología humanista, definía claramente con su conocida Pirámide de Necesidades. Necesidad que está en la cúspide de la pirámide después de las necesidades primarias y justo antes de autorrealización y crecimiento personal. Socializar es por lo tanto y según dicha teoría un paso necesario para reforzar nuestra autoestima.

La socialización nos hace mejores personas. Mejores padres. Mejores amantes. Mejores amigos. Mejores profesionales.  Si hacemos un poco de memoria tenemos cantidad de circunstancias y acontecimientos vividos en los que podemos comprobar como la unión ante una misma causa potencia  la solidaridad de las personas o cómo el trabajo en equipo siempre ofrece mejores resultados. Sigue leyendo

La dignidad

En estos tiempos en los que vivimos, con una crisis de valores tan latente, es más necesario que nunca profundizar en cómo nos sentimos y poner en valor lo que creemos que realmente importa…por ese motivo hoy me apetece compartir con vosotros una pequeña reflexión provocada a raíz de leer la siguiente frase:

Imagen

La dignidad humana no se puede otorgar ni retirar, es algo innato al individuo, pertenece a cada persona. La única decisión que nos compete  en este sentido es nuestra actitud frente a los demás y a nosotros mismos.

Podemos actuar conforme a una regla básica: “trata a los demás como querrías que te tratasen a ti mismo”,  confiriéndoles el valor que nos da nuestra singular condición humana, o hay otra alternativa que es cosificar nuestras relaciones y conferir a las personas un valor de intercambio.

Aquí radica la diferencia, las personas aunque a veces nos parezca lo contrario, somos irremplazables, tenemos un valor ilimitado, tenemos capacidad de decidir y somos únicas…

Nuestra elección entonces es decidir si optamos por el camino del respeto a esa dignidad humana  en toda su extensión o por el contrario nos relacionamos con nosotros mismos y con nuestros semejantes, otorgándonos un valor como si de cosas se tratase y manipulándonos con criterios exclusivamente económicos.

Os dejo un video de una preciosa canción que transmite un gran mensaje, confío en que os guste

La llave está en nuestras manos y tiene un nombre :”Las personas”

LLAVEPERSONAS

La crisis y la situación actual del empleo,  o más bien del desempleo, debería de obligarnos  a  reflexionar en si los patrones de conducta que conocemos y practicamos son los más acertados para reconducir dicha situación.  Es necesario que los modelos tradicionales de negocio se reinventen.  El momento de apertura que estamos  viviendo, en todos los ámbitos,  hace que la sociedad civil, las personas, tengan en sus manos un poder antes desconocidoUn poder que a la hora de crear y promover tendencias conductuales obliguen a las organizaciones empresariales a cambiar también su cultura empresarial. De ahí la afirmación de que la llave están en nuestras manos.

La frase de aquellos polvos trajeron estos lodos… se podría aplicar a la situación económica global que estamos viviendo. Quizás deberíamos asumir la parte de responsabilidad que cada uno de nosotros podamos tener en todo esto. Muchos son los factores desencadenantes. Modelos de negocio basados en planes cortoplacistas. La globalización,  con el cruce de culturas que ello conlleva.  El gigante chino, por ejemplo, con una cultura radicalmente diferente a la nuestra que basa  su competencia  en salarios bajos y al que las economías occidentales  han puesto alfombra roja, claro ejemplo de la filosofía: ande yo caliente ríase la gente.  Durante los últimos 20 años, además,  se ha producido un cambio en la manera que tenemos las personas de comprar y vender.  El acceso a la información que nos brinda Internet  nos ha convertido  en seudo expertos de todo sin poner en valor la experiencia que un profesional aporta en muchas situaciones. Sigue leyendo

Trabajar menos para rendir más

Un buen título es clave para llamar la atención de un post, ¿verdad? A mí el título del post que seguidamente os dejo me llamó la atención y aquí me encuentro pensando en alto.IMG_9459

Leyendo este artículo comencé a reflexionar en el concepto tiempo en nuestra vida cotidiana y en que nos hace sentir el mismo. Hoy en día todo gira alrededor de la palabra tiempo, ¿estáis de acuerdo verdad?.Todo se contabiliza en tiempo. La sociedad capitalista en la que vivimos nos ha llevado a interiorizar que una “eficaz” gestión de nuestro tiempo nos hará más felices. Hará que esta gestión se traduzca de alguna manera, en beneficios que casi siempre pretendemos medir en términos económicos, ya que en muchos casos el 80% de nuestro tiempo nos lo pasamos trabajando.

¿Y qué pasa en realidad? El concepto tiempo se acaba convirtiendo en una pesadilla para nosotros porque nos marcamos como expectativas que podremos asumir tareas, por encima de lo que muchas veces sabemos de ante mano no llegaremos alcanzar. Y cuando las expectativas no se cumplen, surge algo muy incómodo que se llama frustración. Creemos que exigiéndonos más seremos más eficaces, y que además para rendir debemos estar continuamente en tensión. Pues parece ser que hay estudios que demuestran todo lo contrario. El estrés es efectivo en situaciones de emergencia, sin embargo en largas jornadas de trabajo esta tensión hace que se bloquee la parte más sensible de nuestro cerebro, la que nos permite razonar, planificar, etc. provocando que nuestro rendimiento sea bastante menor. Además, al margen de ser más o menos rentables, esa sensación que experimentamos cuando continuamente nos decimos: “es que no tengo tiempo” “es que no me va a dar tiempo” “es que si tuviese más tiempo” ¿sabéis a lo que me refiero no? ¿Es esto lo que nos hace realmente felices? ¿No tenéis la continua sensación de que nos estamos perdiendo lo mejor?

Un día despertarás y descubrirás que no tienes más tiempo para hacer lo que soñabas. El momento es ahora. Actúa. Paulo Coelho

Os dejo ya con el post que me hizo pensar en alto….creo que hay consejos en él que deberíamos seguir, confío en que os guste.

Sigue leyendo

El valor de una decisión

El valor de una decisión

pensar

¿Qué hace que nos sintamos satisfechos?

Esta pregunta nos la hacemos todos inconscientemente en cada decisión que tenemos que tomar. Y es que ¿qué es la vida sino más que una decisión continua?  Al final los días, las horas, los minutos… se traducen en sucesivas decisiones que tenemos que tomar y en donde los peores momentos que pasamos son aquellos en los que estamos indecisos. 

A lo largo de mi vida he aprendido que los momentos más satisfactorios han sido aquellos en los que he tomado una decisión difícil. La sensación de alivio que produce en uno decidir es enorme y provoca una paz interior difícil de describir. He aprendido también que en ese tipo de decisiones  lo mejor es dejarlas reposar, meterlas en la nevera unas horas y después de eso  decidir, desde la responsabilidad pero también desde la identificación con la misma.  Es bueno escuchar lo que opina la gente que te quiere sin embargo no es bueno dejarse influenciar en exceso y decidir algo con lo que uno no se encuentra cómodo. Una decisión prestada al final no funciona. Las decisiones tienen que tener una identidad propia.  Hay también quien opina que no decidir es una opción.  Es posible que así sea, y es posible que la opción de no decidir sea la que tomamos en infinidad de ocasiones. Sin embargo suelo identificar esta opción como la menos deseada de todas y la que nos provoca mayor insatisfacción. Decidir nos hace libres….

Os dejo un artículo en mi opinión muy bueno sobre cómo llevar una vida más satisfactoria escrito por Pablo Maella, socio director de Maella & Partners y lecturer IESE Business School.

Sigue leyendo