¿Está cambiando Internet nuestro modelo de pensamiento?

La exposición que hace Mónica Deza en este artículo va un paso más allá en la idea que tenemos   de cómo está influyendo el impacto de la digitalización en nuestra sociedad. Habla de que los cambios que está introduciendo Internet en nuestras vidas no solo afectan a nuestros hábitos y a nuestra manera de organizarla, sino también a la manera en la que al final ordenamos nuestros pensamientos. De cómo nuestras estructuras mentales van evolucionando a medida que incrementamos su uso teniendo efectos cognitivos y sensoriales, y de cómo  el proceso  de evolución se retroalimenta en la medida que utilizamos todo el conocimiento que la red pone a nuestro alcance. 

¿Está cambiando Internet nuestro modelo de pensamiento?

La Red es mucho más que el mayor canal de información que jamás ha existido. Actualmente, la Red es uno de los mayores filtros que tiene el ser humano respecto a la realidad. Ha irrumpido en nuestras vidas transformando para siempre nuestra forma de relacionarnos, de comprar, de trabajar. Y, por supuesto, de informar, de convencer y… de hacer negocios.

Pero, en mi opinión, lo más relevante es evaluar si lo que verdaderamente está cambiando Internet es nuestro modelo de pensamiento y no sólo de comportamiento.

Hoy por hoy existen dos grupos diferenciados de expertos: aquellos que creen que Internet está vulnerando la capacidad de pensamiento en profundidad de las nuevas generaciones y aquellos que creen que en un futuro inmediato la combinación de las nuevas tecnologías con el cerebro humano aumentará exponencialmente nuestra capacidad intelectual. Sigue leyendo

“La educación debería liderar el cambio, pero es la institución más obsoleta”

Interesante post, del que a pesar de trasladar una sensación negativa de nuestra sociedad, me quedo con la lectura positiva: existe un camino y el camino reside en nosotros mismos. Esta crisis debe de servirnos como catársis colectiva para reaccionar individualmente y ese cambio sólo es posible a través de la educación. Los problemas surgidos en una casa en la cimentación difícil solución tienen a través de simples obras de reforma. La única solución es derribarla y volver a construir otra. La educación es el cimiento de nuestra sociedad. Hasta que no interioricemos esta idea y le demos la importancia que realmente tiene, seguiremos en un proceso degenerativo en la misma. Resumen en frases destacadas:

  • Sólo hay dos cosas que pueden hacer que el mundo se transforme: un cambio personal y una nueva educación.
  • Hoy la educación está al servicio del poder y las empresas.
  • El espanto de la escuela es que el profesor se pone un uniforme interior, y al dar clase deja de ser persona.
  • Hasta hoy solo hemos conocido revoluciones políticas e ideológicas, y lo que ahora ocurre es una revolución de la consciencia.
  • Nuestros problemas sólo pueden ser resueltos con una conciencia distinta de los que los ha creado. La educación, debería ser la institución que liderara este cambio.
  • La educación cambiará, si es que cambia, porque cambian los individuos.
  • Hoy en día la política no tiene poder…el poder económico el que controla todo, y la educación es su socio invisible…
  • La nave del sistema patriarcal, que construimos hace miles de años, ya no funciona. No debemos preocuparnos por que se hunda o no el barco, debemos preocuparnos por encontrar el barco salvavida.

20130303-081322.jpg

“La educación debería liderar el cambio, pero es la institución más obsoleta”

El psiquiatra chileno Claudio Naranjo (Valparaíiso, 1932) es una de las figuras más relevantes del humanismo contemporáneo. Aunque se dio a conocer por sus trabajos en torno a la terapia gestalt y el eneagrama de la personalidad, desde finales de los noventa ha centrado sus estudios en el ámbito de la educación. Pese a tener ya 80 años, Naranjo escribe una media de dos o tres libros al año y sigue impartiendo conferencias en todo el mundo.

En su última visita a Madrid, Naranjo atendió a El Confidencial en un pequeño piso del barrio de Ibiza, donde suele pasar las noches cuando visita nuestro país. El psiquiatra no necesita hoteles: en casi todas las ciudades tiene admiradores que le ofrecen techo, amistad y le siguen a todas partes. En cierto modo Naranjo parece un profeta, aunque él nunca se definiría como tal. Su misión, en cualquier caso, sí la tiene clara: trasmitir la idea de que es necesario cambiar este mundo, y de que ese cambio tiene que empezar en nosotros mismos.

Sólo hay dos cosas que pueden hacer que el mundo se transforme: un cambio personal y una nueva educación“Las personas están mal”, explica Naranjo, “y sufren en parte porque no saben que sufren”. Esta desazón vital, cuenta el psiquiatra, hace que aparezcan la depresión, las enfermedades psicosomáticas y se pierda la motivación y el sentido de la vida. “Hay malestar”, asegura, “pero el malestar no llegará más lejos mientras no se transforme en algo más”. En su opinión, sólo hay dos cosas que pueden hacer que el mundo se transforme: un cambio personal y una nueva educación. Sigue leyendo