La dignidad

En estos tiempos en los que vivimos, con una crisis de valores tan latente, es más necesario que nunca profundizar en cómo nos sentimos y poner en valor lo que creemos que realmente importa…por ese motivo hoy me apetece compartir con vosotros una pequeña reflexión provocada a raíz de leer la siguiente frase:

Imagen

La dignidad humana no se puede otorgar ni retirar, es algo innato al individuo, pertenece a cada persona. La única decisión que nos compete  en este sentido es nuestra actitud frente a los demás y a nosotros mismos.

Podemos actuar conforme a una regla básica: “trata a los demás como querrías que te tratasen a ti mismo”,  confiriéndoles el valor que nos da nuestra singular condición humana, o hay otra alternativa que es cosificar nuestras relaciones y conferir a las personas un valor de intercambio.

Aquí radica la diferencia, las personas aunque a veces nos parezca lo contrario, somos irremplazables, tenemos un valor ilimitado, tenemos capacidad de decidir y somos únicas…

Nuestra elección entonces es decidir si optamos por el camino del respeto a esa dignidad humana  en toda su extensión o por el contrario nos relacionamos con nosotros mismos y con nuestros semejantes, otorgándonos un valor como si de cosas se tratase y manipulándonos con criterios exclusivamente económicos.

Os dejo un video de una preciosa canción que transmite un gran mensaje, confío en que os guste